バンダースナッチ | Bandersnatch [OR1]

 

Info

Un prototipo de producción masiva basado en el Tyrant, manufacturado en un cauce práctico como simple arma antes que como una búsqueda de perfeccionismo. Fue enviado a la escuela de entrenamiento militar de una solitaria isla para recabar datos de combate e impulsar el entrenamiento de soldados. Posee una deplorable apariencia, de la que se entrevé un origen humano. Sus contoneados andares son consecuencia de la degeneración de su cuerpo inferior, además de la pérdida de su brazo izquierdo; carencias suplidas por el empleo de un flexible brazo derecho con el que ejercita su movimiento. Por añadidura, el nombre en clave de Bandersnatch proviene de una fiera criatura presente en la novela de Lewis Carroll A través del espejo y lo que Alicia encontró allí o Alicia a través del espejo Through the Looking-Glass, and What Alice Found There.

La B.O.W. Tyrant fue la base del desarrollo del Bandersnatch, siendo el primero un monstruo habitual en la serie que ha proseguido apareciendo desde BIO1 hasta este videojuego. Las habilidades ofensivas y fuerza física del Bandersnatch enflaquecen en comparación con el Tyrant, registrándose su causa en que ambos seres tomaron direcciones divergentes.

Bandersnatch en Lewis Carroll

El bandersnatch es una feroz criatura mítica inmune al soborno y capaz de moverse con tamaña celeridad. El propio nombre parece que fue cuñado como un término único a través de una contracción de palabras —portmanteaus— por Carroll en 1871 para la novela previamente mencionada[1]Oxford Dictionaries, https://en.oxforddictionaries.com/definition/bandersnatch [Consulta: 8 de agosto de 2017].. Sin embargo, posee una sobresaliente aparición en el poema Jabberwocky, o Fablistanón en una de sus traducciones al castellano, que figura en su primer capítulo: La casa del espejo. Igualmente, es señalado en el capítulo El león y el unicornio:

—No vale la pena; no servirá de nada —se excusó el Rey—. Corre tan velozmente que sería como intentar agarrar a un zamarrajo[2]Carroll, L. A través del espejo. Córdoba: 2004, pág. 105 en versión digital.

Zamarrajo es una traducción al castellano del nombre bandersnatch, existiendo otras versiones como Magnapresa, Protestinfernómal, Roburlezas y zumbabadanas.

Ilustración de un bandersnatch (derecha) por Peter Newell para Through the Looking-Glass and What Alice Found There, capítulo Looking-Glass House (1902).

Este poema se encuadra en el género del sinsentido o nonsense, que emplea azarosas asociaciones de sonidos, sobre todo rimados, o de mecánicas variaciones conceptuales en torno al mismo esquema sintáctico, para implantar el reino autónomo del absurdo[3]Maristany, L. “Prólogo” en: Carroll, L. Alicia en el País de las Maravillas, A través del espejo, La caza del Snark. Penguin Random House: 2016., aparentando validez y vacuidad en su significando, a la vez que transmite un placentero y desconcertante mensaje[4]Ibíd.. Su primera regla es la gratuidad, descuidando su creador el camino de la ordinaria racionalidad o sentido común al adentrarse en una suerte de juego cuya meta es seguir jugando. Este disparate poético rige sobre el Fablistanón, así como en La caza del Snark (1876) —The Hunting of the Snark—, donde se muestra la inmunidad del monstruo al engaño o el soborno.

Sobre su apariencia, salvo los adjetivos que se le agregan de por sí en las narraciones, poco se conoce más allá de un «cuello largo» y «chasqueantes mandíbulas».

Bandersnatch en CODE: Veronica

El bandersnatch como arma biológica en CODE: Veronica poco se emparenta con su homónimo literario. Una creación lenta, amorfa, irracional, concebida para masacrar y servir como objetivo. No habita exactamente en el idílico mundo más allá del espejo ni en el País de las Maravillas, pero sí deambula por el pesadillesco entorno de específicas instalaciones de la isla Rockfort como la Residencia Privada o el Palacio, en menor medida el Centro Militar de Entrenamiento.

Se visibiliza en estos espacios con una relativa apariencia de esqueleto incompleto o malformado que emite furibundos rugidos y ataca con su brazo extensible. Su inexpresividad rememora el ulterior paroxismo trazado por la Muerte, aquélla viviente que reside en la vesania inanimada de un Lord Ashford atormentado por la debacle y una truculenta fantasía.

Literatura

Jabberwocky

‘Twas brillig, and the slithy toves

Did gyre and gimble in the wabe;

All mimsy were the borogoves,

And the mome raths outgrabe.

‘Beware the Jabberwock, my son!

The jaws that bite, the claws that catch!

Beware the Jubjub bird, and shun

The frumious Bandersnatch!’

 

Fablistanón

[Traducción de Ramón Buckley, 1984]

Borgotaba. Los viscoleantes toves,

rijando en la solea, tadralaban…

Misébiles estaban los borgoves

y algo momios los verdos bratchilbaban.

¡Cuidado, hijo, con el Fablistanón!

¡Con sus dientes y garras, muerde, apresa!

¡Cuidado con el pájaro Sonsón

y rehuye al frumioso Magnapresa!

 

The Hunting of the Snark

Fit the Seventh | The Banker’s Fate

They sought it with thimbles, they sought it with care;

   They pursued it with forks and hope;

They threatened its life with a railway-share;

   They charmed it with smiles and soap.

And the Banker, inspired with a courage so new

   It was matter for general remark,

Rushed madly ahead and was lost to their view

   In his zeal to discover the Snark

But while he was seeking with thimbles and care,

   A Bandersnatch swiftly drew nigh

And grabbed at the Banker, who shrieked in despair,

   For he knew it was useless to fly.

He offered large discount—he offered a cheque

   (Drawn “to bearer”) for seven-pounds-ten:

But the Bandersnatch merely extended its neck

   And grabbed at the Banker again.

 

La caza del Snark

Espasmo VII | El destino del banquero

Los buscaron con dedales, con cuidado lo buscaron,

lo persiguieron con tenedores y esperanza,

con acciones del ferrocarril lo amenazaron

y lo hechizaron con sonrisas y jabón.

Y el banquero, movido por un coraje tan novedoso

Que fue objeto de comentario general,

Salió como un loco hasta perder de vista,

En su empeño por cazar el snark.

Pero mientras lo buscaba con dedales y cuidado,

un Bandersnatch rápidamente se le acercó

y capturó al banquero, que de miedo chilló,

porque sabía que era inútil tratar de escapar.

Le ofreció un gran descuento, también le ofreció un cheque

(pagadero “al portador”) por valor de más de siente libras,

pero el Bandersnatch solamente estiró el cuello

y agarró de nuevo al banquero.

 

Notas a pie de página y referencias   [ + ]


Gerald Dürden

Bloguera. Aficionada a los videojuegos y amante de CODE: Veronica.